Skip to main content

Yo La Tengo – Prisoners Of Love: A Smattering Of Scintillating Senescent Songs 1985-2003 (P-Vine Records /Matador, 2005)

Paso a paso, los siempre entrañables Yo La Tengo han construido desde su pequeño rincón del mundo una trayectoria en la que han sido capaces de unir, entre otros sabores, folk, pop, punk, guitarras distorsionadas, free jazz y toques de electrónica análoga en un repertorio con personalidad propia que los hace inconfundibles y logra sonar coherente pese a la mezcla de factores, que solo suena descabellada en el papel.

Cuando llegó el momento de celebrar su 20º aniversario, la banda que consolidó desde 1992 su formación con los fundadores Ira Kaplan (voz, guitarra, piano) y Georgia Hubley (batería, voz, teclados) junto a James McNew (bajo, voz, teclados, percusión) lanzó esta retrospectiva que rastrea su andadura prácticamente desde los primeros días en Coyote Records -por algún motivo no hay material de Ride The Tiger, su debut de 1985, ni de aventuras paralelas como The Sounds Of The Sounds Of Science, el soundtrack instrumental para un documental de la vida submarina, editado en 2002 por su propio sello Egon Records – pasando por breves estadías en etiquetas como Bar/None y Alias hasta asentarse definitivamente en Matador, casa donde han lanzado una serie de obras mayores que siguen ganando puntos con el paso del tiempo.

En este recopilatorio editado exclusivamente en doble CD, donde el humor no falta -¡ese subtítulo!- supervisado personalmente por Georgia Hubley, quien se implicó personalmente en cada aspecto de la obra (desde el orden de las canciones pasando por el empaque y el diseño gráfico, que homenajea a la portada de The Beatles’ Second Album, lanzado en 1964 por Capitol Records) tenemos 26 buenas razones para recordar, si hace falta, porqué el trío de Hoboken se ha ganado un lugar en nuestros corazones. Pese a no estar secuenciada en orden cronológico, esta colección nos permite apreciar todo el espectro sonoro de la banda sin fisuras, donde conviven cómodamente canciones revestidas de distorsión más o menos contenida, donde el ruido es el medio y no el fin (“Sugarcube”, “Tom Courtenay”, “From A Motel 6”, “I Heard You Looking”, “Blue Line Swinger”, “Big Day Coming”), medios tiempos y baladas desarmantes llenas de una ternura infinita (“Autumn Sweater”, “Our Way To Fall”, “Pablo And Andrea”, “Tears Are In Your Eyes”), gemas de pop perfecto (“Little Eyes”, “Stockholm Syndrome”, ésta con la voz de James McNew), pasando por versiones que consagran su habilidad y buen oficio a la hora de vérselas con material ajeno (“Nuclear War (version 1), original de Sun Ra, “You Can Have It All”, de KC & The Sunshine Band, o “By The Time It Gets Dark”, uno de los muchos tesoros del EP Little Honda, compuesta por Sandy Denny), temas acústicos (“The Summer”, “Did I Tell You”) hasta canciones de los primeros años, en donde su estilo fue tomando forma disco a disco hasta eclosionar a principios de los 90s (“Barnaby, Hardly Working”, “Lewis”, “The River Of Water”, “Drug Test”, “Swing For Life”) en un conjunto que no tiene desperdicio en absoluto, tanto que el auditor solo se da cuenta del paso del tiempo cuando es el momento de cambiar de disco. 

Esta edición, lanzada para el mercado japonés por el sello P-Vine, incluye un tercer disco de material inédito, titulado A Smattering of Outtakes and Rarities 1986–2002, donde se pueden escuchar temas compuestos para la película de 2001 The Invisible Circus (“Stay Away From Heaven”, “Weather Shy”), más covers de bandas como Fleetwood Mac, The Cosmic Rays o los ignorados NRBQ, versiones acústicas de temas originalmente preñados de electricidad (“Tom Courtenay” o “Decora”, ésta última rescatada de una sesión radial), lados B de singles y EPs, temas descartados de las sesiones para álbumes como los inmensos I Can Hear The Heart Beating As One (1997, Matador) y And Then Nothing Turned Itself Upside-Down (2000, Matador) y hasta un remix de “Autumn Sweater” a cargo de Kevin Shields, de My Bloody Valentine. Una pieza de colección apta tanto para los fans de toda la vida como para esas personas que quieren conocer a Yo La Tengo y no saben por donde empezar, Prisoners Of Love es el documento de una de esas bandas que hacen más llevadera la vida, y que en cada escucha nos deja llenos de ese amor que se anuncia en el título, un amor tan profundo y duradero como el que se profesa el matrimonio de Georgia Hubley e Ira Kaplan.