Skip to main content

Establecido en 1978, el sello británico Cherry Red Records se ha dedicado desde fines de los ‘80s a dividir sus labores entre el fichaje de nuevos proyectos y la reedición de material de artistas tan dispares como The House Of Love, Dead Kennedys, Joe Meek, Felt o Jacques Brel. Dentro de esa labor de recuperación, e inspirado por “Wild Planet” -un artículo escrito en 1983 por Dave Henderson y publicado por partes en la revista “Sounds”- el productor Richard Anderson se encargó de coordinar la publicación de tres brutales recopilatorios en cuádruple CD que rastrean los orígenes de la electrónica moderna, surgida en plena época post punk, momento en que los sintetizadores dejaron de ser armatostes de costo prohibitivo solo al alcance de mega estrellas o estudiantes de conservatorio. Esta democratización de la tecnología tuvo su efecto tanto en el Reino Unido (Close To The Noise Floor: Formative UK Electronica 1975-1984, de 2016), en Europa continental (Close To The Noise Floor Presents… Noise Reduction System: Formative European Electronica 1974-1984, de 2017) como en Estados Unidos y Canadá (Close To The Noise Floor Presents… Third Noise Principle: Formative North American Electronica 1975-1984, de 2019). Estos tres volúmenes, clases de historia musical en sí mismas, se han convertido en piezas de culto, y por demanda popular -afirman en el sello- han montado esta selección de 32 temas escogidos con pinzas, en una edición limitada de 3 vinilos igualmente apetecible para investigar y dejarse atrapar por el salvaje espíritu aventurero de los artistas incluidos.

En Close To The Noise Floor Presents… Additive Noise Function: Formative UK, European and North American Electronica 1978-84, se resume cada uno de los recopilatorios originales se en un respectivo vinilo, que incluye en su funda interna comentarios de los músicos involucrados sobre el tema incluido, el año de lanzamiento, el formato en el que se editó originalmente, las circunstancias de la grabación y uno que otro secreto sobre los materiales fuente y el tratamiento que les permitió llegar al resultado final.

Así, el primer disco, dedicado a la antología británica, nos muestra un abanico de sonidos que van desde lo más aislacionista hasta un proto-tecno pop que no deja la experimentación de lado. Los encargados de abrir el vinilo son Five Times Of Dust con la robótica “The Single Off The Album”, original de 1983, con una letra que dejaba muy en claro el amor por la tecnología del dúo formado por Mark Phillips y Robert Lawrence. Además, nos encontramos con personalidades de la talla de O Yuki Conjugate, dando una muestra de su autodefinido “ambient sucio” con “Sedation”; Nagamatzu y la hipnótica “Faith”, Thomas Leer con “Tight As A Drum”, The Legendary Pink Dots con “God Speed” -pieza registrada por Edward Ka-Spel utilizando rudimentarios equipos en una pequeña habitación, lo que hace aún más sorprendente el resultado final- o los esquivos Renaldo And The Loaf con “Dying Inside”, tema registrado igualmente con recursos mínimos e inspirado por la novela del mismo título, escrita por Robert Silverberg, sobre un telépata que abusa de su don al punto de perder sus habilidades y el contacto con la realidad. No sorprende para nada que encontraran espíritus afines en los siempre fascinantes The Residents.

El recopilatorio dedicado a artistas de Europa Continental, extractado en el segundo disco, tiene su buena cuota de electro, synth-pop y EBM, como demuestra la inclusión de André de Koning con la inicial “Party Talk”, los pioneros holandeses Minny Pops con “Son”, los alemanes Deutsch Amerikanische Freundschaft (D.A.F.) con “Ich Will”, Front 242 con el primigenio “Principles”, de 1981, Schaltkreis Wassermann con “LUX” o la kraftwerkiana “Ohne Titel” a cargo de Elektronische Musik Aus Köln; pero también hay espacio para exploradores de senderos aún más oscuros, como las malsanas atmósferas de  “Impersonator” a cargo del suizo Carlos Perón -en una de sus primeras aventuras al margen de Yello-, las andanadas de ruido y collages de cinta de Asmus Tietchen en “Troglodyten” o los tenebrosos Les Vampyrettes, proyecto formado por Holger Czukay (CAN) y el productor Konrad “Conny” Plank, con “Biomutanten” y su voz de ultratumba sobre una hipnótica base aderezada con sonidos y voces procesadas, que narra la historia de un chofer que es atacado por criaturas desconocidas, tras quedar varado por un problema mecánico en su automóvil.

Por último, el tercer disco, que selecciona lo más destacado de la antología dedicada a Norteamérica, se pasea igualmente por terrenos sinuosos, que van desde el electrofunk de Futurisk, pasando por los inquietantes tratamientos sonoros de Galen Herod en “Lowdown” o la perturbadora “Be Good” de Blackhouse, que tienen su contraparte en los experimentos más luminosos de Data-Bank-A, Richard Bone o Marc Barreca, excursiones por las zonas más escarpadas del synth pop y el ambient. En medio también hay espacio para exploradores -más de culto si cabe- como Tuxedomoon, con su homenaje a Cole Porter; y The Residents con “99 Space Music”, un instrumental inédito por casi cuarenta años -hasta su publicación en la antología Third Noise Principle– encontrado en un archivo de material fechado entre 1977 y 1981, que presumiblemente se registró en algún momento entre la publicación, a través de Ralph Records, de Commercial Album (1980) y Mark Of The Mole (1981).

Como todo buen recopilatorio, esta selección cumple su objetivo de arrojar luz sobre nombres que han permanecido ocultos para el gran público, y deja picando el bichito de la curiosidad por investigar la obra individual de cada uno de los implicados. Desde el sonido celestial hasta las tronaduras de ruido análogo más crudo, Close To The Noise Floor Presents… Additive Noise Function: Formative UK, European and North American Electronica 1978-84 propone un viaje fascinante, que en ningún momento deja de desafiar a quien se atreva a emprenderlo. Encuéntralo en la de la música bonita.

Pablo Renato