Skip to main content

El disco en vivo es un formato que no goza de muy buena reputación. Ya se sabe: Suele usarse como salvavidas para superar una crisis creativa, como último recurso para finiquitar un contrato discográfico del que se quiere zafar, o como mero souvenir de giras.
Sin embargo, registros como éste son los que justifican la existencia del formato: Compuesto por grabaciones registradas entre noviembre de 1977 y febrero de 1981, el doble LP The Name Of This Band Is Talking Heads nos permite ver la evolución de la banda formada por David Byrne, Tina Weymouth, Jerry Harrison y Chris Frantz, junto con documentar su tendencia a reinventar su repertorio, ya fuera propio o ajeno.

El primer disco, formado por canciones de 77 (1977, Sire), More Songs About Buildings And Food (1978, Sire) y Fear Of Music (1979, Sire) nos muestra al cuarteto original a plena potencia, con las ganas de una banda emergente consciente de sus capacidades, ejecutando un repertorio que, aunque rodado, no cae en la rutina de calcar los originales: El funk gélido impregnado de actitud punk y el lado menos aburrido del rock progresivo abre espacios a nuevos giros respecto de las versiones en estudio, además de colar algún inédito como “A Clean Break”.

 

 

En el segundo LP, donde se capturan momentos de la gira de Remain In Light (Sire, 1980), también se nos muestra a la banda con una formación supervitaminada y mineralizada que incluyó a los percusionistas Jose Rossy & Steven Stanley, las coristas Dollette McDonald y Nona Hendryx, el bajista Busta Cherry Jones, el tecladista Bernie Worrell (Parliament/Funkadelic) y a un joven Adrian Belew en guitarra, quien venía de prestar sus servicios a David Bowie y se uniría a poco después a King Crimson. Gracias a esto, la potencia del repertorio se amplifica con interpretaciones/reinvenciones absolutamente soberbias (“Houses In Motion”, “Drugs”, “The Great Curve”), con cada uno de los integrantes dando la nota alta en cada momento, hasta finalizar con la inmensa versión de “Take Me To The River”, original de Al Green, que -llámenme exagerado- por sí sola ya justifica la compra de esta pieza. Imprescindible.

Disponible en Disquería Kali Yuga Distro.

 

Por: Pablo Meneses.