Skip to main content

CAN – Ege Bamyasi (Mute/Spoon Records, 2019)

Editado originalmente en 1972 por el sello United Artists, Ege Bamyasi fue el sucesor del monumental Tago Mago (United Artists, 1971), y al igual que éste, fue registrado utilizando una máquina de cintas de carrete abierto con cuatro pistas, sin apenas retoques posteriores, con la banda embarcándose en extensas jams donde aplicaban su filosofía de evitar los solos en favor de la creación común, donde salían a la luz todas las influencias que habían acumulado, desde la educación clásica/contemporánea (Irmin Schmidt y el desaparecido Holger Czukay fueron alumnos de Karlheinz Stockhausen), el rock y la psicodelia (de la mano del guitarrista Michael Karoli, fallecido en 2001), el free jazz (el baterista Jaki Liebezeit, también fallecido en 2017, al igual que Czukay) y el desenfado del cantante japonés Kenji “Damo” Suzuki, reclutado en reemplazo del vocalista original Malcolm Mooney tras ser visto actuando en una calle de Colonia por los otros integrantes.

A mediados de 1971, tras la edición de Tago Mago, la banda compuso la música para la miniserie televisiva de suspenso alemana Das Messer. Entre ese material estaba “Spoon”, que además de ser utilizado como tema principal, fue editado como single ese mismo año, instalándose en el 6º lugar del ranking alemán, junto con despachar 300.000 copias vendidas.  Ese éxito comercial los motivó a ofrecer un concierto gratuito el 3 de febrero de 1972 en el Sporthalle de Colonia – evento que fue registrado por Martin Schäfer, Robbie Muller y Egon Mann bajo las órdenes del director Peter Przygodda (editor y montajista de Wim Wenders, para más señas) y está disponible en el DVD CAN, editado en 2003 como parte del set CAN BOX, y luego lanzado independientemente en 2005- y les aseguró un colchón financiero que les permitió instalarse en un antiguo cine abandonado en la ciudad de Weilerswist, a 30 kilómetros al sur de Colonia. El lugar, bautizado como “Inner Space” (el primer nombre de la banda, por cierto), fue acondicionado como estudio / sala de ensayo / vivienda, y fue ahí donde comenzaron a gestar lo que sería su nuevo disco, aunque no libres de dificultades. En palabras de Michael Karoli, “las sesiones se frustraban ya que Irmin y Damo constantemente solían jugar ajedrez de manera obsesiva”, por lo que terminaron entrando en un frenético proceso para completar la grabación, registrando varias composiciones en tiempo real, donde además se vieron en la obligación de incluir “Spoon” en el álbum debido a la falta de tiempo para crear nuevos temas.

Las circunstancias de la grabación podrían hacer pensar que Ege Bamyasi (título tomado del nombre turco para la okra, planta que produce unas vainas comestibles de color verde, muy usada en la cocina oriental) podría ser un trabajo disperso y flojo, pero resulta ser todo lo contrario: En este disco, la banda dio con un equilibrio perfecto entre la experimentación y su particular forma de entender el formato canción, facturando, de paso, uno de los discos ideales para iniciarse en su obra y comenzar a descubrir el resto de su material.

Registrado por Holger Czukay, este disco nos muestra una brillante forma de dar continuidad a lo realizado en su anterior placa, sin dejar de lado el espíritu aventurero, abierto a todas las posibilidades, que siempre fue su característica. La sólida base rítmica formada por la metronómica batería de Liebezeit y el sólido bajo de Czukay, capaces de moverse por varios estilos diferentes sin ningún tipo de ataduras junto a la innovadora guitarra de Karoli, los envolventes teclados de Schmidt y las abstractas letras de Suzuki (un hombre que prefería mantener las canciones en su cabeza antes que plasmarlas en un pedazo de papel) son los elementos que vuelven a combinarse para generar poco más de 39 minutos de libertad creativa, donde caben desde experimentos psicodélicos como la inicial “Pinch”, “Soup” o “Vitamin C” que contrastan a la perfección con las envolventes “One More Night” o “Sing Swan Song”, donde Suzuki demostró que también podía cantar con una delicadeza que sorprende a propios y extraños, o el final con la ya conocida “Spoon”, que fue uno de los primeros intentos de combinar una batería acústica con una rudimentaria drum machine.

Llenos de texturas, ritmos hipnóticos y sonidos que surgen de los instrumentos como si se tratara de pinceladas en un cuadro impresionista, Ege Bamyasi es una obra que marcó la transición hacia el sonido más ambiental cristalizado en el inmenso Future Days de 1973. Gracias a la minuciosa labor de reediciones realizada por Spoon Records (sello gestionado por Hildegard Schmidt, esposa del tecladista) en conjunto con Mute Records, ahora podemos disfrutar estas placas con un sonido impecable, remasterizado directamente de las cintas análogas originales. Si tienes suerte, te puede tocar una edición limitada como esta, con un precioso vinilo de color verde. Pieza fundamental en el catálogo de los alemanes, e indispensable para cualquier persona interesada en la música más arriesgada de nuestra era, Ege Bamyasi es una de las puertas de entrada a un universo en constante expansión, y que a casi 50 años de su edición original, sigue sonando adelantada a su época.

Disponible en Kali Yuga Distro.