Skip to main content

Anna Von Hausswolff – Dead Magic (2018, City Slang/Pomperipossa)

Para muchos, este álbum ha sido la puerta de entrada a la obra de la compositora, pianista y organista sueca Anna Von Hausswolff (Anna Michaela Ebba Electra Von Hausswolff en el pasaporte), hija del artista y compositor Carl Von Hausswolff. Nacida en Gotemburgo, creció rodeada de arte y desarrolló un gran sentido de la estética, por lo que no es de extrañar que cursara la carrera de arquitectura en su ciudad natal antes de iniciar sus andanzas en la música.

Sin dudas uno de los discos más sorprendentes de la cosecha 2018, Dead Magic supuso la consagración de Anna, tras prometedores trabajos como Singing From The Grave (2010, Kning Disk), Ceremony (2013, Kning Disk) o The Miraculous (2015, City Slang/Pomperipossa), que le permitieron actuar en varios festivales dentro y fuera de su país natal, junto con darle la oportunidad de telonear a gente como M. Ward, Tindersticks o Lykke Li.

Anna von Hausswolff - Dead Magic; 12" LP

Producido por Randall Dunn de Sunn O))) y grabado con la ayuda de Filip Leyman (sintetizadores), Karl Vento (guitarra), Joel Fabiansson (guitarra) y Ulrik Ording (batería) en la Iglesia de Mármol de Copenhague -su órgano de tubos puede escucharse en la monumental “The Truth, The Glow, The Fall”- Dead Magic es una obra cuyos temas mutan constantemente sin amarrarse a un género en concreto, aunque no es difícil hallar influencias de la música neoclásica, del darkwave o del ambient más oscuro en temas que pasan sin asco la barrera de los 5 minutos, verdaderas odiseas sonoras  tan intensas como The Mysterious Vanishing Of Electra, en donde Anna da buena cuenta del poder de su voz,  que parece estar poseída por alguna entidad de otro mundo. También hay momentos más apacibles como la preciosa The Marble Eye, que sirve de pausa tras la colosal Ugly And Vengeful, composición que crece poco a poco, desde una frágil drone que deviene melodía hasta desembocar en una catarsis instrumental imparable ante la que no queda más que sentir asombro y un respeto infinito. Al final, a solas con su órgano en Källans Återuppståndelse, Anna se encarga de cerrar con broche de oro este disco que la encuentra en su mejor momento artístico, y solo da deseos de saber con qué nos sorprenderá la próxima vez.

Misterioso, intenso y seductor, Dead Magic se hace imprescindible para cualquier persona mínimamente interesada en -según su autora- “aceptar el misterio y la ambigüedad en una sociedad extremadamente materialista, en donde todo necesita ser explicado”. No le pierdan el rastro.

Disquería Kali Yuga Distro