Skip to main content

Neutral Milk Hotel – In The Aeroplane Over The Sea (Merge, 1998 / Reedición 2015)

Formados a fines de los 80s en Ruston, Louisiana, Neutral Milk Hotel nacieron en el seno de Elephant Six, un colectivo formado por artistas, músicos y compositores fanáticos de la psicodelia, el pop y la experimentación, de donde que saldrían bandas como The Apples In Stereo, Of Montreal y The Olivia Tremor Control, quienes colaboraban mutuamente en sus discos y de paso escribieron uno de los capítulos más interesantes de la movida independiente de los 90s.

En un primer momento, Neutral Milk Hotel fue el proyecto personal de Jeff Mangum -compositor y multiinstrumentista, además de uno de los fundadores del colectivo- quien pronto encontró una formación estable junto a Jeremy Barnes, Scott Spillane y Julian Koster, con quienes comenzó a agitar la escena: El primigenio cassette Hype-City Soundtrack, autoeditado en 1993, llamó la atención del sello Merge Records, donde 2 años más tarde debutaban con On Avery Island, disco en donde hacían honor a su autodefinición como banda de “fuzz folk” con un sonido saturado que, sin embargo no iba en desmedro de sus grandes canciones, a las que solo les falta el hilo conductor que sí está en la obra que hoy nos convoca.

 Aparecido el 10 de febrero de 1998, In The Aeroplane Over The Sea logró aglutinar y dar un sentido de unidad a todas las influencias de Jeff Mangum, que incluían desde bandas como Pavement, Guided By Voices o Minutemen, pasando por la lectura de El Diario de Ana Frank -obra que lo dejó particularmente abatido- hasta el surrealismo, presente ya desde la portada -creada a partir de una postal europea de principios del siglo XX- y en la mayoría de letras del disco, creadas con la técnica de imaginación activa usada por el músico, quien sufría de  trastornos del sueño, para explorar su subconsciente.

In The Aeroplane Over The Sea es un disco triste. Sin embargo, es una tristeza que renueva a quien lo escuche, ya que en sus letras siempre está la posibilidad de redimirse/deshacerse de los demonios que acosan a los personajes de las canciones, ya sea en la crónica de hogar disfuncional, descubrimiento sexual, placebo religioso y liberación final en las 3 partes de “King Of Carrot Flowers”, las distintas formas de abordar el despertar de la sexualidad adolescente en “Oh Comely” y “Communist Daughter”, el tremendo tema titular  o la extraña historia de los gemelos siameses enamorados de Ana Frank, que comienza en “Two-Headed Boy”, continúa en “Holland, 1945” y termina con “Two-Headed Boy, part 2”, donde el protagonista termina purificado, como si se hubiera sometido a un ritual que sana todas sus heridas.  La instrumentación del álbum va de la mano, creando atmósferas perfectas para cada momento, ya sean de calma o desenfreno: A lo largo de la placa se escuchan guitarras acústicas y eléctricas, baterías, trombones, sousáfonos, gaitas, acordeones, teclados y sierras frotadas con arco de violín, mezcla que en otras manos habría resultado un despropósito, pero que en este caso dan forma a una obra sólida, que es un mundo en sí misma y sigue soportando la prueba del tiempo a 22 años de su publicación.

Si hay algo que lamentar de todo esto, es que el éxito de la placa pasó la cuenta demasiado pronto: Mangum y los suyos esperaban con suerte superar las 5 mil copias vendidas por On Avery Island; para su sorpresa, In The Aeroplane Over The Sea llegó a despachar 25.000 copias solo en su primer año en la calle, la presión se hizo insostenible y Mangum disolvió la banda a finales del mismo 1998. Años después, unos singles autoeditados en 2011 y unos conciertos de reunión en 2013 hicieron creer en un regreso, pero Neutral Milk Hotel ya lo habían dicho todo en esta obra inmensa, a la que siempre se le descubren nuevos detalles y no hace más que crecer con cada escucha. Si alguien te dice que los 90s fueron aburridos, ponlo de cabeza a escuchar este disco.

Disponible en Disquería Kali Yuga Distro

Por Pablo Meneses